Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Cómo se calcula la potencia contratada?

Potencia Contratada: ¿Cómo se Calcula y por Qué es Importante?

La potencia contratada es la cantidad máxima de energía eléctrica que una instalación puede consumir simultáneamente sin sobrepasar los límites establecidos por la compañía suministradora. Esta cifra se mide en kilovatios (kW) y es un elemento crucial de los contratos de suministro eléctrico, ya que determina la capacidad máxima de consumo eléctrico que puede tener una vivienda o empresa sin incurrir en penalizaciones o cortes de suministro.

¿Cómo se calcula la potencia contratada?

Para calcular la potencia contratada adecuada para un hogar o negocio, se debe tener en cuenta la suma de la potencia de todos los aparatos eléctricos que podrían llegar a funcionar al mismo tiempo. El cálculo implica dos pasos principales:

  1. Inventario de aparatos eléctricos: Hacer una lista de todos los dispositivos eléctricos y anotar la potencia en kW de cada uno, que usualmente se encuentra en la placa de características técnicas del producto.
  2. Suma de potencias: Se suman las potencias de los aparatos que se consideran que podrían estar en funcionamiento al mismo tiempo. Es importante ser realista sobre los dispositivos que se usarán simultáneamente, para no sobreestimar ni subestimar la potencia necesaria.

Por ejemplo, si una vivienda tiene una lavadora de 2 kW, un horno de 1.5 kW, iluminación que suma 0.5 kW, y otros electrodomésticos que suman 2 kW, y se considera que todos estos pueden estar en funcionamiento al mismo tiempo, la potencia mínima a contratar sería de 6 kW.

Consideraciones adicionales:

  • Pico de consumo: Hay que considerar que algunos aparatos tienen un consumo mayor en el momento del encendido, conocido como pico de arranque.
  • Margen de seguridad: Se recomienda añadir un margen de seguridad al total calculado para prevenir apagones por sobrepaso accidental de la potencia contratada.
  • Cambio de hábitos: Si se prevee un cambio en los hábitos de consumo o la adquisición de nuevos electrodomésticos, se debe considerar esto en el cálculo.
  • Tarifas: La potencia contratada afecta directamente al coste fijo de la factura de electricidad. Una potencia más alta conlleva un coste fijo mayor.

Es posible ajustar la potencia contratada si las necesidades cambian, contactando a la compañía suministradora. Se debe tener en cuenta que puede haber costes asociados con el cambio de la potencia contratada, tanto si se aumenta como si se reduce.

 

 

Leave a comment